¿Te has detenido a pensar todos los usos desconocidos del cáñamo por culpa de la prohibición? La humanidad, en realidad, utiliza el cannabis desde hace miles de años. La prohibición es solo un breve paréntesis

Las cuerdas de las carabelas de Cristóbal Colón estaban hechas de cáñamo. La declaración de la independencia de EEUU se fabricó con papel de cannabis. Las puertas de los Bugatti llevan un revestimiento de fibras de cáñamo. Las plantas de cannabis sativa e índica son excelentes para enriquecer suelos y sustraer metales radioactivos.

Los usos de la planta dan para un libro entero. No en balde se puede afirmar que es la más útil conocida por la humanidad. Los usos estándar de un cultivo son la fibras, el alimento y la energía. El cannabis se emplea en los tres. Lo que lo hace especial además son sus requerimientos de agua y suelo, notablemente bajos en relación a su elevado rendimiento.

Sustituto del petróleo y algodón

El cáñamo es hasta 4 veces más rendidor que el algodón y el lino. Sus fibras son muy resistentes a las inclemencias del clima, la humedad, el calor y la torsión. Por otro lado, las semillas de cáñamo son una fuente notable de proteínas y ácidos grasos. Es una comida idónea para personas y animales. El aceite extraído de estas semillas también se puede comer o procesar para biodiésel.

Si un extraterrestre visitase el planeta se quedaría extrañado de que las personas desaprovechasen de forma tan absurda los potenciales del cannabis para, por otro lado, extraer millones de litros de jugo de dinosaurio del subsuelo. Este petróleo combustionado libera gases perniciosos para los homínidos como nosotros (y para casi toda la vida terrícola).

Por contra, los usos desconocidos del cáñamo son todavía diversos y abren la puerta a soñar con un mundo más ecológico, sin tanto petróleo y con una relación menos depredadora del medioambiente.

petróleo y algodón antes sustituidos por los usos desconocidos del cañamo

Papel higiénico

Así como suena. Del inodoro, literalmente. El cáñamo es hasta cuatro veces más eficiente que los árboles para producir fibra de celulosa. El aumento de la demanda de papel, que tiene los días contados, no tiene por qué suponer la tala indiscriminada de bosques. Tampoco requiere de toneladas de productos químicos para blanquearse y separar la celulosa del resto de materia.

El papel higiénico de cáñamo es más ecológico, pero no sólo por contaminar menos agua. También se biodegrada con facilidad. La repercusión que tendría esto en los sistemas sépticos de las grandes ciudades es enorme, por no mencionar sus ventajas en entornos rurales sin acceso a cañerías.

Por último, el cáñamo y sus compuestos activos demuestran cierta actividad antibiótica. Dado que muchas infecciones son causadas por papel higiénico, especialmente en las mujeres, gracias a sus compuestos activos el cáñamo tiene menos posibilidades de generar alergias o contagiar infecciones micóticas.

Bloques de construcción

Llegará un día en que podrás decir que tu casa está hecha de cannabis y nadie te tomará por fumeta o hippie. Este es uno de los usos desconocidos del cáñamo que está menos explorado. Sin embargo, hablar de ladrillos de cáñamo es hablar de Cannabric. Esta empresa granadina, fundada por Monika Brümer, es pionera indiscutible en el sector.

Los ladrillos de la planta tienen tantas virtudes que resulta difícil enumerarlas. Su fabricación es muy sencilla: no requiere horno. Basta con mezclar las fibras de cáñamo con cal, arcilla y minerales. El sol hace el resto del trabajo. El material obtenido es ignífugo, transpirable y de una resistencia superior al hormigón.

La resistencia es tal que un edificio de cáñamo no requiere pilares convencionales.

El cáñamo tampoco requiere protección contra parásitos, a diferencia de la madera. Al igual que su contraparte arbórea, es biodegradable y el edificio se descompondría una vez derruido. De momento ya hay varios ejemplos de construcciones con este material, que demuestra una durabilidad y adaptación al medio tremenda.

calle cáñamo, prueba de los usos desconocidos del cañamo

El cannabis y sus aplicaciones recreativas y terapéuticas son harto conocidas. Pero su vertiente industrial tiene un genuino potencial de transformar el mundo como lo conocemos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *