Parlamentario francés plantea referéndum regularizador del cannabis

Hace unos meses nos preguntábamos, en un artículo sobre una propuesta consultiva, si la legislación francesa acabaría por beneficiar a la policía o a casi la mitad de los franceses.

Pues la balanza parece estar equiparándose.

Uno de los países europeos con una regulación más punitiva podría pasar a ser vanguardia cannábica en cuestión de meses. 

Jean-Baptiste Moreau, miembro del parlamento por el partido “En Marche!”, de centro liberal, declaró a FranceInfo en torno al fracaso de la prohibición.

Su lógica de mercado le permite plantear el problema en términos netamente económicos:

La proscripción genera una red paralela de mercado negro, que le procura ingentes ingresos a los criminales asociados también a la trata de personas y el tráfico de armas.

En su opinión, la situación actual es insostenible, con un aumento prolongado de los consumidores que no cambian sus hábitos pese a las políticas cada vez más punitivas.

Muchos policías franceses están encantados con dicho enfoque, pues les permite ahorrar tiempo para investigar narcos y… bueno, hundirse más en la dinámica de guerra contra la pobreza, el inmigrante y sí, claro, las drogas. 

Otras fuentes, como el sindicato policial “Unité SGP Police” ponen en duda la efectividad de las multas cuantiosas y la persecución del consumo. Sobre todo, porque, como recoge RFI.fr, basta con no llevar documento de identidad para salvarse de la multa. 

Baptiste Moreau es de los escasos políticos franceses que han decidido alzar la voz en este asunto.

Con uno de los ratios de consumo más altos de la Unión Europea, la escalada prohibicionista no ha traído más que aumento del consumo y la criminalidad

El 28 de febrero Moreau afirmó empezar a trabajar en una propuesta legalizadora, que vaya un paso más allá de la descriminalización.

Además de que el Estado vele por la calidad del producto y proteja a los menores de su consumo

Los comentarios del miembro del Parlamento vienen a la vez que Francia retoma la iniciativa, estancada por la pandemia de covid19, de comenzar la experimentación con cannabis medicinal

En principio, serán 3000 los pacientes que iniciarán tratamiento con diversos derivados, menos el diabólico THC. Serán 3000 personas menos para las mafias narcotraficantes, desinfladas con la magia de la sensatez.

6000 pulmones que no inhalarán adulterantes asquerosos. 

Una pequeña victoria para el cannabis, pero una gran victoria para Francia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.