Entrevistamos una de las caras más visibles del movimiento feminista cannábico

Todo marzo es un buen mes para reivindicar las luchas y conquistas feministas. En ese sentido, Patty Amiguet ha tenido la inmensa cortesía de respondernos algunas preguntas sobre la regularización del cannabis, su activismo feminista-cannábico y su maternidad como consumidora.

Nosotros hicimos nuestra tarea, pero para quien no te conoce, ¿quién es Patty  Amiguet? 

¡Jejeje! Pues Patty es una mujer cannábica, feminista y antiprohibicionista y con muchos sombreros. Soy la actual presidenta de CatFAC (Federació  d’associacions cannàbiques de Catalunya), co-fundadora y miembro del grupo  motor de REMA (Red Estatal de Mujeres Antiprohibicionistas en Materia de  drogas), que alberga a varios proyectos relativos al binomio mujer-drogas, y soy  portavoz y coordinadora del proyecto 2021 de ConFAC (Confederación de  Federaciones de Asociaciones Cannábicas). 

Patty, ¿crees que hay una posibilidad real de que se regularice el cannabis en  esta legislatura? ¿cómo crees que reaccione España a la inminente legalización  federal de EEUU, donde inició la prohibición? 

Decirte que hay una posibilidad real en este país viendo el panorama político y la falta de carisma, valentía y voluntad por parte de la clase política es jugar un  poco a la bola de cristal, pero si te puedo decir que, si en los últimos 20 años ha  habido una oportunidad única para regular el cannabis, es en esta legislatura  por supuesto.  

Obviamente el hecho de que la cuna del prohibicionismo regule el cannabis a  nivel federal, puede llegar a crear un efecto dominó en el resto de los  continentes, y así debiera ser, porque realmente los cimientos de los  argumentos prohibicionistas se tambalean más que nunca, y si EEUU fue el  precursor de la ilegalización de la planta y se retracta en su posicionamiento ¿a qué argumentos que se aferrarán el resto de los países? 

¿Qué modelo consideras idóneo para regular el cannabis? ¿Qué papel jugaría la  mujer en tu regularización soñada? 

Ese es el quid de la cuestión, ¿Qué tipo de regulación queremos? Porque si algo  tiene el sistema capitalista en el que vivimos es que no suele tener en cuenta la realidad social, sino la realidad del capital. 

Así que, si quiero un modelo, es ese en el que las personas usuarias (recreativas  y personas usuarias que necesitan la cannabis como medicina), el autocultivo  individual y colectivo (CSC) sean reconocidos de pleno derecho.

Un modelo en  el que se recuperen aquellas zonas agrarias abandonadas, que se puedan  beneficiar los pequeños agricultores y que siempre se priorice el bien social y la  salud, frente a los intereses puramente económicos.

Un modelo que escuche a  la sociedad civil y a los agentes de carácter más técnico para que se puedan desarrollar políticas adecuadas y no arbitrarias. 

Quiero un modelo que visibilice a la mujer, que no nos demonice por usar la  cannabis, que nos de respuestas en materia de maternidad, programas de  prevención adecuados a nuestras necesidades, y que no nos estigmatice y nos obligue a invisibilizar nuestros consumos. Y obviamente que sea una Ley que  fomente la igualdad, integradora e inclusiva. 

¿En qué punto dirías que se entrecruza tu activismo feminista y tu activismo  cannábico?  

Van juntos, son un trenzado, no entiendo uno sin el otro, pero así en el  cannabis, como en mi día a día.

Queda tanto trabajo por hacer en ambos  campos. Personalmente entiendo que cualquier lucha se debe llevar a cabo  desde la transversalidad del resto de valores que queremos fomentar y que  queremos para nuestra sociedad.  

Nuestro público son mayormente hombres, así que ¿cuál crees que es nuestra  responsabilidad como consumidores de cannabis frente a las mujeres con los  mismos hábitos? ¿algún mensaje que te parezca urgente que internalicemos?

  Vuestra responsabilidad es dejar de juzgarnos, a nosotras, a nuestros  consumos, a nuestra salud, a nuestra condición de mujeres y de madres. Y  sobre todo que dejen de participar en el entramado patriarcal… Que dejen de  alimentar esos cimientos y que no nos vean como el enemigo… Somos aliadas. 

Mi pareja consume cannabis y tiene un peque. Le gustaría preguntarte: ¿Cuál  es el estigma más habitual que enfrentan las madres consumidoras de  cannabis? ¿Qué actitud asumes ante dicho estigma? ¿Cómo lo contrarrestas? 

Yo que también soy mamá y he sido y seguiré siendo mamá cannábica.

El  mayor de los problemas con los que me he encontrado son de una parte la  invisibilidad a la que te empuja el mismo sistema de salud, es decir la violencia  de verte sometida a un seguimiento a lo largo de todo el embarazo y  enfrentarte a que te puedan quitar a la criatura en el momento del parto y todo  por declararte consumidora de cannabis y querer hacer bien las cosas, me  parece una brutalidad.

Y de otro lado la cuestión de juzgarte y etiquetarte  como mala madre si decides consumir a lo largo del embarazo y lactancia,  todos se vuelven expertos en esta cuestión, es horroroso la verdad…

En mi caso, lo asumo y lo contrarresto con información y acompañada de una  red increíble de mujeres, que hacen que este camino de piedras se convierta,  en un increíble camino de lucha conjunta, sororidad y amistad.

Me siento MUY  afortunada, porque sé que la mayoría de mujeres que consumen suelen  enfrentarse a esto solas, así que las invito a todas a crear y buscar esas redes de  apoyo taaaaan necesarias.

¿Tienes alguna referente feminista, o activista cannábica, o ambas, que te haya  inspirado?  

Mi inspiración son todas las mujeres de este mundo, TODAS. Cada una de las  mujeres que se han cruzada en mi vida desde que me dedico a las políticas de  la cannabis me han enseñado, aportado y hecho crecer. A todas las que lean  este artículo y lleguen a esta pregunta os digo GRACIAS, gracias por ser y por  estar. 

¿Quién será, en el corto, medio o largo plazo, Patty Amiguet?  

Que difícil, es la pregunta que más me cuesta responder. No lo sé, lo que sí sé,  es que seguiré luchando por mis convicciones y para que haya un cambio en las  políticas de drogas mundiales. Y por supuesto, seguiré siendo mamá de mi  cachorro. 

Muchas muchas gracias… ¡Ha sido un gustazo!:)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *