La legalización, votada en el parlamento el pasado viernes, contempla el uso del cannabis medicinal en Grecia con más de un 0,2% de THC. La iniciativa contó con amplio respaldo político y aspira a generar beneficios económicos para la comunidad helénica.

El grupo político de izquierda Syriza presentó la iniciativa, que logró 158 apoyos en el parlamento y solo 33 en contra. La ley se titula explícitamente “Producción, extracción y distribución de productos finales o farmacéuticos de la Cannabis Sativa L, que contengan más de 0.2% de tetrahidrocannabinol (THC).

Con este planteamiento, la legislación greca se colocaría a la vanguardia mundial. La mayoría de las legislaciones no reconocen el potencial terapéutico de todos los componentes de la planta, sino solo del CBD. En España, la policía y Guardia Civil persiguen con rigor toda plantación que supere el 0,2% estipulado.

Por otra parte, la ley sería vanguardista gracias al rápido proceso de adjudicación de licencias. El Ministro de Desarrollo e Inversión, Nikos Papasthanasis, es muy claro al respecto. La producción de cannabis requerirá solo dos permisos: uno para habilitar el espacio y otro para permitir la operación. Nada radicalmente distinto a cualquier otro negocio.

Christos Kellas, portavoz del partido de centroderecha Nueva Democracia, también ensalzó las virtudes de la legislación. En su opinión, constituye un marco regulatorio que traerá empleos e inversión para el país helénico. Su intervención es remarcable. Miles de pacientes que utilizan el cannabis medicinal en Grecia lo agradecerán:

La marihuana medicinal puede aliviar sus enfermedades y ayudarlos a responder mejor a sus tratamientos, si esto es considerado necesario por su médico tratante.”

Christos Kellas en delclaraciones a Greek Reporter

Críticas, aspectos mejorables y el futuro del cannabis medicinal en Grecia

bandera de Grecia

Para algunos, no obstante, la legislación es insuficiente. Por una parte, adolece de fallas claves en cuanto al autocultivo, una constante en las legislaciones cannábicas. Por otra, no es clara sobre qué parte del mercado acabará en manos griegas y qué otra en manos extranjeras.

El contexto del cannabis mundial plantea más dudas. ¿Será capaz de competir la industria griega con la canadiense o la israelí? ¿cuántos puestos de trabajo se crearán efectivamente en territorio heleno?. Estas y otras interrogantes levantan críticas sobre el documento.

Alexis Haritsis, portavoz de Syriza, calificó el texto de “incompleto”. Para enmendarlo, propone reformular el artículo 14 de la ley e incluir la venta doméstica y los extractos. La inversión extranjera en Grecia, no obstante, ya comenzó, con el desembarco de empresas israelíes y un desembolso de seis millones de euros.

Los beneficios económicos tardarán en notarse. Pero hoy, miles de pacientes que eligen tratarse con cannabis medicinal en Grecia, ven más cerca el día que no tendrán que recurrir al mercado negro para curarse. En España, seguimos sin ver esa luz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *