El renacimiento del cannabis tailandés en 2021

Lo que parecía imposible hace diez años es la norma del mañana.

Dicha afirmación encuentra eco en la política de drogas tailandesa.

Cuyo gobierno militar se ha abierto por primera vez en cuatro décadas a sembrar, manufacturar y distribuir plantas de cannabis y sus derivados. 

La medida ha entrado con fuerza en una sociedad acostumbrada a utilizar el cannabis, por lo menos, desde hace 1000 años.

Con esa perspectiva, la prohibición no sería sino un breve e incómodo paréntesis, que los tailandeses olvidarán tan rápido como olvidaron los beneficios de la ancestral ganja

Como prueba de ello está el restaurante “Ganja Ros”, que traduce “Sabor a ganja”. Su ubicación no podría ser menos peculiar: es la cocina de un hospital de la provincia Prachin Buri, a 160 km de Bangkok

Abrió las puertas en enero del 2021, con un balanceado y saludable menú, que incluye hojas de cannabis fritas en sándwiches, carnes con albahaca y hojas de ganja, todo rebañado con pan de cáñamo. 

Su comida no contiene el eufórico THC, solo niveles medios de CBD, CBG y otros cannabinoides.

Que pueden ser de mucha ayuda en el tratamiento de dolencias asociadas al cáncer, los trastornos alimenticios, las embolias o el glaucoma. 

Tal parece que el cannabis está encontrando su lugar en los hospitales tailandeses.

El ejemplo del Hospital Chao Phraya Abhaibhubejhr y su comedor cannábico para enfermos se enmarca, a nivel nacional, en un entramado de más de 25 clínicas.

De esta forma, están desarrollando un programa piloto de tratamiento con extractos de cannabis.

Tailandia es el único país del Sudeste Asiático que ha relajado de forma sustancial su política prohibicionista.

Enfocada en las aplicaciones medicinales del cannabis tailandés, con una fuerte participación del Estado.

El sistema estatal no solo es quien se queda con la mayor parte del beneficio, sino que se plantea autorizar el autocultivo solo bajo la condición de monopolizar su compra y procesado.

A pesar del monopolio estatal, se han concedido licencias a más de 700 empresas y particulares para que distribuyan, procesen o siembren cannabis. Esto supone un hito sin precedentes en la historia de Tailandia y la de su región.

 El mercado del cannabis tailandés podría rondar los 2 billones de dólares, gracias a un inestimable clima y la reputación de sus cepas. 

Ese aliciente económico no pasó desapercibido para los poderosos tailandeses quienes ansían, como la mayor parte de las economías del mundo, una oportunidad de inversión de estas magnitudes. 

Un comentario sobre “El renacimiento del cannabis tailandés en 2021”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *