El epicentro del cannabis en Australia se llama Nimbin

Australia es un país enorme situado en Oceanía. Bien se le podría llamar subcontinente, como a la India, pues mide tres cuartos de Europa entera. El norte del país tiene un clima templado y cálido casi todo el año, ideal para cultivar bananas, papayas y sí, cannabis

El uso de la marihuana es ilegal con fines recreativos, y las penas dependen del estado en el que te pillen.  Pero los australianos no creen que el cannabis te convierta en una bestia sedienta de sangre. Por allá en 1920 ilegalizaron la planta, más por presiones diplomáticas del Reino Unido que por evidencias, prejuicios u otras estupideces varias.

Desde entonces, y sobre todo en la década de los 60, el esfuerzo gubernamental por erradicar la planta ha sido tan intenso como infructuoso. Ante la perspectiva del mundo contemporáneo, Australia decidió legalizar el mercado terapéutico en 2107 y ponerse manos a la obra con el tiempo perdido. 

Los pioneros de esta historia son los hippies de Nimbin, un pequeño pueblo en el sudeste australiano, en el estado de New South Wales. Este sitio destaca por su peculiar ambiente: lo que en cualquier otro lugar de Australia sería una locura, en Nimbin es la regla. 

En este pintoresco lugar la regla es el consumo de cannabis, llegando incluso a prohibir el alcohol en algunos establecimientos. El Hemp Bar es un ejemplo de esto. Su principal fin es desestigmatizar el consumo de cannabis, para lo que elaboran streamings de personas fumando. 

También hacen competencias para ver quién rola el canuto más grande en menos tiempo, como se puede ver en este documental de Vice. La comisaría de policía queda a menos de diez minutos a pie, pero todo apunta que los policías también saben que, de ir a molestarlos, solo encontrarán fumetas viejunos dándole caladas a porros gigantescos. 

Nada más lejos de representar una amenaza. 

El pequeño pueblo de Nimbin se llena, una vez al año, de consumidores de cannabis, artistas y todo tipo de gente peculiar para protestar ante un enemigo común: la prohibición. Se trata del MardiGrass, un evento que promueve la legalización del cannabis y congrega a decenas de miles de personas durante tres días de mayo. 

Iniciado en 1993 como una pequeña protesta de vecinos, es ya un evento institucionalizado con página web propia, cronograma de eventos y un fuerte enfoque concientizador. A pesar de lo multitudinario, mantiene su esencia viva. Todos los años encabezan una protesta que rodea la oficina de policía del pueblo y luego marcha hacia la “Plaza de la Paz”. 


En 2021 se encamina a su 28va edición, que promete ser un hito por las recientes iniciativas australianas de reformar la prohibición del cannabis. Dichas intenciones se materializaron en la legalización para usos medicinales, a nivel nacional, y la legalización de facto en Canberra, donde se puede tener dos plantas y hasta 50g en posesión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *